jueves, 16 de febrero de 2012

Smith Corona Sterling y una carta.

La máquina de escribir de esta semana es una Smith Corona, Modelo Sterling, con Nro. de Serie 5A814671, de 1959.
La máquina lleva poco tiempo conmigo: la adquirí hace apenas una semana en un lugar llamado Cottolengo Don Orione, el cual es una especie de mercado de pulgas pero a beneficio: recibe donaciones de todo tipo de muebles (camas, escritorios, mesas, sillas, sillones) y de objetos (libros, discos, adornos, y lo mas importante: maquinasdeescribir!) y con su venta realiza actividades benéficas (llevan adelante comedores escolares, escuelas, etc). 
Una actividad similar realizan otras instituciones como el Ejercito de Salvación, Emaus y la Fundación Tzdaká y si alguien tiene algo que ya no necesite, puede comunicarse con ellos para hacer donaciones. 
La cuestión es que siempre que me doy una vuelta por el Cottolengo al primer lugar al cual me dirijo es al sector de las máquinas de escribir. Generalmente no suelen tener muchas ni en muy buen estado, pero siempre hay algo interesante. 
En esta ocasión, había una Lexikon 80 con teclas redondas de borde de metal (una rareza ya que el formato mas popular de esa máquina es con teclado de plástico, pero me contaron que en un principio estas máquinas venían con ese tipo de teclas), un par de Letteras 22, una Erika y una Remington (ambas de la década de los ´70 con carcasa plástica) y, por último, un gran estuche de metal color gris oscuro que en su interior resguardaba una Sterling.
Hacía rato que estaba buscando una Smith Corona de modelo similar, pero en lo que es Mercado Libre (un sitio similar a ebay) no aparecía ninguna o, si había alguna publicada, estaba en muy mal estado o sin funcionar. 
Si bien como se ve en las fotos presenta algunos raspones y magullones, la máquina funciona realmente bien y eso lo pude comprobar en el mismo instante que la vi. 
Pero lo que mas me llamó la atención fue que, al sacarla de su estuche, encontré en el fondo lo que en ese momento me pareció que eran dos manuales y una nota de promoción, (aclaro que no es muy común en Argentina que las máquinas de escribir tengan su respectivo manual). 
Sin pensarlo mucho, fui a la Caja y el precio fue de Pesos 80.- (casí USD 20.-).
Cuando llegue a casa y comencé a revisarla, me detuve a ver los manuales y la nota de promoción y caí en la cuenta de que uno de los manuales pertenecía al modelo Sterling y otro correspondía al modelo Skyriter, y aquello que creía que se trataba de una nota de publicidad era en realidad la copia de una carta (cuya foto se encuentra al final del post).
Lo que creo que sucedió es lo siguiente: en noviembre de 1963 alguien adquiere una Smith Corona Sterling pero, en vez de traer su respectivo manual, viene con el manual de otra máquina de escribir, el modelo Skyriter. 
En virtud de ello y siendo que es muy probable que no haya recibió una buena respuesta de parte del negocio que le vendió la máquina de escribir en Buenos Aires, decide enviar una carta a Smith Corona informando la compra con el detalle del número de serie y solicita el envío del manual correspondiente. 
Seguramente, con la respuesta de Smith Corona no solamente le remitieron el manual  y la copia de la carta que había enviado desde Buenos Aires, sino que también  deben de haberle enviado una respueta a su solicitud. Lamentablemente,  ese elemento no estaba dentro del estuche, hubiese estado muy bueno encontrar una carta con el membrete de Smith Corona!.
Ahora bien, en la copia de la carta puede verse al final un sello que dice "National Service Typewirters". Si existió algo así como un Servicio Nacional de Máquinas de Escribir, encargado de recepcionar y derivar este tipo de cuestiones, me parece que es algo realmente increible! y si alguien conoce algo del tema espero me pueda ayudar al respecto.
Este post se extendió bastante. Como final, debo decir que la máquina de escribir funciona realmente bien y que el teclado es realmente suave al escribir. 






6 comentarios:

  1. Son buenas máquinas -- muy comunes aquí en USA, pero evidentemente no en Argentina. No sé lo que significa "National Service Typewriters" exactamente, pero creo que habrá sido una división de Smith-Corona, seguramente no una oficina del gobierno.

    ResponderEliminar
  2. A mi me gustan por que son muy suaves para escribir, tengo una Corona Clipper y me encanta como escribe. En Argentina hay pero muy pocas, y sucede muchas veces que las que se venden por internet no están en muy buen estado. Gracias por el dato del National Service Typewriter!.

    ResponderEliminar
  3. hola, me gustaría comprar una máquina coomo esta; si la vendes o sabes donde puedo encontrarla te agradecería que me escribieras; gracias

    sandra queengery@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. hahaha me da hueva leer:p

    ResponderEliminar
  5. Hola, vivo en Venezuela y hace unos días compré una Smith-Corona.

    La verdad me encanta, aunque no es tan bonita como la tuya; tampoco tuve la fortuna de poseer un manual.

    La compré en una casa que eventualmente aglumera objetos y los vende muy baratos, y me salió super barata, pues, sólo fueron 500,00Bs y para lo que cuestan otras máquinas de escribir que no funcionan, ésta es un regalo.

    Y sí, también es muy suave para escribir, cosa que me encanta, pero debo calibrarla y resolver un problema con la letra "i", pues se trava un poco.

    Te dejaré mi correo por si quieres recomendarme productos o técnicas para el cuidado de éstas.

    yefferson2123@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Woooow al fin encontré una igualita y nueva en una tienda de antigüedades de aquí de Texas USA

    ResponderEliminar