miércoles, 30 de mayo de 2012

Typeando - Cien años de soledad

El post de hoy no trata de una máquina de escribir. Es una nueva sección en este blog que he dado en llamar Typeando. Mi intención es transcribir (typear) un párrafo, un poema o una frase y que esa transcripción sea como cuando uno recorre las estanterías de una biblioteca y toma un libro al azar y lee apenas unos párrafos sueltos, dejando que las palabras se mezclen con el recuerdo de haberlo leído o el interés por lo nuevo.
El párrafo de hoy lo extraje de uno de los libros que mas me gustaron, un clásico ya (por lo menos para lo que es hispanoamérica) que leí hace bastantes  años, Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. 
Son apenas unas líneas cuyo ritmo siempre me cautivaron ya que refieren algunos de los hechos mas significativos en la vida de un personaje en un párrafo, con un dejo de nostalgia hacia el final.

PD: Utilice para transcribir el texto la Hispano-Olivetti Pluma 22 que apareció recientemente y que realmente funcionó muy bien (las teclas finalmente no estaban tan duras como comente anteriormente). 
Para justificar el texto me fueron muy valiosos los consejos aparecidos en el blog Modernidad y Obsolescencia respecto del uso del guión inferior.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Talleres de reparación.

Desde que comencé a coleccionar máquinas de escribir me preocupó el tema de las reparaciones.
Algunas pequeñas cosas, muy pequeñas, podía hacerlas por mi cuenta, pero en otros casos o no me animaba o no tenía los repuestos/conocimientos necesarios (aunque, debo confesar, cada vez me voy animando mas a explorar y tratar de arreglar por mi cuenta, con cuidado, las maquinolas). 
Es por eso que comencé a buscar lugares donde reparasen máquinas de escribir y, por suerte, pude encontrar tres negocios dedicados a esto (hay uno del que no tengo la dirección exacta, ese se los debo).  Les paso los datos, mas que nada para aquellos que vivan en Buenos Aires, quizás les sea de utilidad alguna vez. 

Capital Federal:
Nombre del negocio: Librería Obelisco
Dirección: Av. Roque S. Peña 881
Teléfono: (011) 4326-8910. 
Comentario: El negocio esta ubicado en pleno microcentro. Las reparaciones, según la complejidad, pueden llegar a hacerlas en el día y además le ponen una cinta nueva a la máquina. El horario de atención es de 8 a 19 hs. 
Un dato aparte es que no solo se dedican a la venta de artículos de liberaría y a la reparación de máquinas de escribir, sino que también las venden y con garantía (creo que de 6 meses).

Provincia de Buenos Aires
Nombre del negocio: Piteo
Dirección: Saavedra 393 - Ramos Mejía.
Teléfono: 4654-7711.
Comentario: El negocio esta ubicado en Ramos Mejía, zona oeste del Gran Buenos Aires. Las reparaciones las realizan en un plazo de 3 o 4 días, y generalmente incluyen una limpieza, aceitado y revisión del rodillo o de alguna cuestión que no funcione (bastante completo). El horario de atención es de 8 a 17 hs. 
Lo bueno es que, según veo en la página de internet, tiene una sucursal en Rosario, Provincia de Santa Fe, pero no especifican la dirección.


martes, 15 de mayo de 2012

Optima Elite 3

Cuando era adolescente y escribía en mi Royal Arrow, generalmente la máquina de escribir siempre estaba en mi escritorio y con papel en el rodillo. Era cuestión de sentarse y tipear. Pero hoy en día sentarme frente a una máquina de escribir es realmente toda una ceremonia.
El primer paso es ir a buscarla, retirarla de su estuche (lamentablemente, casi siempre tengo algún que otro problema con la traba de seguridad de la máquina o con la cerradura del estuche, lo cual me hace entablar una pequeña lucha con esas medidas de protección), revisar que funcione correctamente, que la tinta no este seca, limpiar un poco la cubierta.
Esta vez, la disponibilidad de un poco más de tiempo y la intriga de saber como funcionaba la máquina de escribir recientemente adquirida se unieron para que pudiera sentarme tranquilamente a escribir en mi blog.
Se trata de una Optima Elite 3. Según pude averiguar en internet, este modelo fue fabricado en la década del cincuenta por la firma VEB Optima Bueromaschinenwerk, empresa que, según la consulta realizada en el sitio de Mr. Martin, se hizo cargo de la fábrica de Olympia que quedo en Alemania Oriental (GDR). En la página de Typewriter Museum mencionan que la firma absorbió también las fabricas pertenencientes a "Seidel & Neumann" (Ideal, Erika) y "Clemence Müller AG" (Perkeo, Urania).
Sus curvas y su austeridad fueron lo que me llamo la atención en cuanto a su diseño.
Una de las particularidades que tiene esta máquina es que presenta diferencias entre su teclado y la barra de tipos. Es así que mientras en el primero de figuran las letras Ö, Ä Y Ü (teclado alemán) en la barra de tipos tenemos “ñ”, “¿” y “$” respectivamente.
Por las soldaduras de los tipos (presentan diferencias con los restantes) entiendo que los cambios fueron realizados en forma posterior a su fabricación, esto es, por el importador o por quien la adquirió en último término.
El número de serie de la máquina de escribir es: 1001023 y se encuentra grabado en dos lugares: en la parte frontal de una de las guías del carro y en la parte inferior de la máquina. 











miércoles, 9 de mayo de 2012

Molle 3

Hace unas semanas atrás apareció publicada en mercado libre la máquina de escribir cuyas fotos aparecen abajo: una Molle 3. 
Desde el vamos note que le faltaba un poco de atención en la parte exterior, pero al ser un modelo raro (por lo menos por estos lados) opte por adquirirla.
En los sitios que aparecen citados al final de la página encontré abundante información sobre su fabricante y diseñador, John Molle.
Joyero y reparador de máquinas de escribir, Molle decidió diseñar y producir un modelo propio de máquina de escribir (su primer patente data de 1903 y la última de 1914). Para ello, luego de algunos intentos frustrados, monto una fabrica  en la ciudad de Oshkosh (cuya foto se puede ver aquí). Lamentablemente, a los pocos años enfermó y falleció un 27 de Abril de 1921. La fábrica cerró en 1922.
Según pude leer, la intención de John Molle fue la de fabricar una máquina de escribir cuya reparación y mantenimiento no fuese tan complicada.
La historia es triste, pero deja una estela: la de una persona que  tuvo en miras desarrollar algo, que tuvo una meta, que lo intento y lo logro, produciendo un objeto que hoy, noventa y tantos años después, aún existe y funciona.


En cuanto al aspecto exterior de la máquina de escribir que adquirí, le falta pintura en varios lados (sobre todo en la parte frontal inferior y en sus costados) y presenta algunas manchas de oxido en la parte superior. 
Mi intención es tratar de restaurarla pero sin alterarla demasiado, hacer un mantenimiento para evitar un deterioro mayor. El interrogante es como lograrlo sin que quede mal. 

En lo que respecta a su funcionamiento, dos teclas están sueltas y la cinta no corre. 

La máquina, en cuanto a su diseño, presenta algunas curiosidades:
Por un lado, las cintas están en su interior, en posición vertical (existen algunos modelos de Remington de escritorio que presentan un sistema similar) y tiene una especie de traba para evitar que se salgan.
Las mayúsculas no se traban con una tecla sino que eso se logra con una palanquita ubicada en el costado izquierdo del teclado. 

El vendedor me contó que la máquina de escribir había pertenecido a su abuelo, de nombre Ciriaco, razón por la cual entiendo que estuvo desde siempre en su familia.

El número de serie es 2387 y se encuentra grabado en una chapa en la parte inferior de la máquina. 


Links:
The Classic Typewriter Page - Molle 
The Virtual Typewriter Museum - John Molle
Machines of Loving Grace - Molle N° 3
Typewriter House Collector - Molle
Tpewriter - Molle 3