miércoles, 26 de septiembre de 2012

Halda Portatil

Fue casi de casualidad, como si me estuviese buscando a mí y no al revés. Un día antes de irme de vacaciones visité un negocio de antigüedades al que voy de vez en cuando. Había algunas máquinas de escribir pero, entre todas ellas, medio escondido, se dejo ver un estuche desconocido, de color oscuro y manija de cuero, que me hizo recordar al utilizado por las máquinas de escribir Continental. 


Al abrirlo, una Halda portátil asomó las teclas. Me la lleve sin dudar después de llegar a un acuerdo con el vendedor por el precio (en ese local muy pocas máquinas lo tiene consignado, razón por la cual uno tiene que arrimarse hasta la caja y consultar el valor del artículo que le interese). Apenas me retiraba con la máquina ya en la mano, alguien entró preguntando donde se encontraban las máquinas de escribir por lo que, si llegaba un rato más tarde, quizás no la encontraba. 
La máquina presenta algunos detalles debido al uso y al tiempo. El más llamativo y que se ve a simple vista es que la tapa que cubre los tabuladores se encuentra torcida. Seguramente en algún momento la máquina se cayó y con el golpe se torció (descuadró), lo que implica que hoy en día no pueda abrirse del todo.


El segundo detalle lo componen el desgaste de la pintura en algunos lados (mas que nada, cerca de la barra espaciadora) y algunas manchas de tinta, que son las que mas me preocupan. Intente quitarlas con un poco de agua y detergente, utilizando un cepillo de dientes y refregando suavemente, aunque hasta ahora no vi muchos resultados. Quizás pruebe nuevamente con un poco de jabón blanco, pero no me gustaría dañar la pintura que además tiene la particularidad de poseer una textura rugosa.


En cuanto al funcionamiento, parece ser una máquina robusta. La probé en estos días y escribe muy bien. La cinta (que fue colocada al revés por el anterior dueño) todavía tiene algo de tinta. 
La característica que más me llama la atención es el selector de interlineado ya que en vez de ser una palanquita, como en otros modelos, es una perilla que se mueve en círculos. Toda una rareza. 


Otra particularidad es que el teclado tiene "ñ" minúscula pero no mayúscula, aunque tiene el símbolo " ~ para escribir la "Ñ" mayúscula con la "N". Además, carece de signos de admiración. 


En cuanto al diseño, me recuerda mucho a la Royal Arrow de la década del 40. No se si estarán emparentadas, creo que no, pero a simple vista sus curvas me llevan a pensar en esa similitud. 
La máquina puede desmontarse de la base de su estuche, y esta en particular tiene adherido sobre el fondo el boleto de compra del primitivo dueño. Así, puede leerse que fue adquirida en un remate del Banco de la Ciudad de Buenos Aires con fecha 18 de octubre de 1960 y que ya en ese momento presentaba "pequeños deterioros", como se dejó constancia en la descripción del artículo. En total, el precio pagado ascendió a $ 5.610.-, suma que desconozco si sería elevada o no. 


Pero eso no es todo. En el interior de la tapa del estuche se adhirió una tarjeta personal del comprador en la cual se indicaba que se otorgaría una recompensa en caso de ser hallada. 


El número de serie es P 97503 y según The Typewriter Database data de 1957, no muy lejana a la fecha en que fue adquirida en remate (1960). 
En la parte posterior tiene grabados, sobre un rectángulo de plástico, los datos del vendedor, el cual se encontraba ubicado en Montevideo, Uruguay. 



4 comentarios:

  1. ¡Enhorabuena! A mí me gusta este modelo, y también la Facit que es su descendiente. No creo que esté verdaderamente emparentada con la Royal.

    Aquí he escrito sobre mi Halda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusto mucho tu post, no lo había leído antes. Además descubrí gracias a las imágenes que la tapa que cubre los tabuladores, también tiene un soporte de papel. Voy a tratar de ver la forma de enderezarla y así utilizar el soporte y los tabuladores. Muchas gracias por el comentario!

      Eliminar
  2. Tengo una máquina igual a esa, si a alguien le interesa, la tengo en Colombia, mi correo es prodatosboyaca@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. A mí la forma exterior me recuerda a las Olympia SM; tanto la 3 como la 4. Respecto a las particularidades que presenta en el teclado, y la referencia que haces a la Ñ, parece claro que está pensado para formar la ñ mayúscula igual que las vocales con acento o diéresis (en los teclados para escribir en Español); de hecho, apostaría a que la tecla de la raya de la ñ es una tecla que no avanza el carro, una "dead key". Y en cuanto a los signos de admiración siempre se pueden hacer con el punto y el apóstrofe del número 8. Hay que retroceder el carro cuando se ha tecleado uno de los dos para incorporar el segundo signo pero se puede conseguir. ¿La máquina? Me parece una belleza y te envidio por el hecho de que puedas usarla. Un saludo.

    ResponderEliminar