viernes, 7 de septiembre de 2012

Uno y dos.

UNO: Agosto se pasó volando como diría mi abuela. Demasiado rápido y ahora ya estamos pisando septiembre y el final del invierno parece avecinarse (aunque no del frío, a no engañarse, que seguramente dure algún tiempo).
Este primer punto de los que componen el post de hoy (formato robado al escritor Rodrigo Fresán), se la dedico a mis amigos coleccionistas, Alberto y Natalio y a aquellos que no pudieron asistir a nuestro tercer encuentro.
Este sábado que pasó nos juntamos nuevamente a despuntar el vicio, cada uno con una máquina llevada para la ocasión (Alberto, una Mignon en proceso de revivir, Natalio dos Sun, una de las cuales presentaba una modificación media extraña que no pudimos dilucidar bien y quien escribe una Hermes Baby de las primeras, perfecta para introducir en una mochila).
La pasamos realmente bien y sobre todo agradezco el regalo que nos hizo Alberto: una cajita de cinta de máquina de escribir marca Kores totalmente nueva y sin usar, toda una rareza!
Acá les dejo fotos de la Mignon (de las dos Sun lamentablemente descubrí que no sacamos fotos) y de la cinta:



También les dejo el link al recientemente creado foro de la Unión de Coleccionistas de  Antiguas Máquinas de Oficina de Argentina (ucamora.mforos.com) sitio creado por Alberto. 

DOS: Este mes que pasó lleve a reparar y ya está conmigo una Remington Rand Model 1 adquirida en julio. Presenta un diseño muy particular al igual que sus hermanas, la Remington Noiseless (a la que le voy a dedicar un post en breve) y la Remington Model 9 (hace poco se me escapó una: la vi en una vidriera pero el anticuario ya la había vendido  NOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!).
La máquina tenía roto el mecanismo de interlineado por lo que tuve que recurrir al canibalismo. Saque la pieza necesaria de otra Model 1 que había comprado en su momento pensando que podía llegar a arreglarse pero que, al desembalarla (venía desde la Ciudad de Rosario), supe que era irrecuperable (triste realidad!). Si bien al principio fue una decepción, al adquirir esta segunda máquina en muchísimo mejor estado, reconozco que fue una suerte haber adquirido la primera. 
En lo que hace a su arreglo y funcionamiento, quedó muy bien. Es bastante silenciosa (o quizás sea mi imaginación) y me sorprendió sentirla suave al escribir. Lo que más me gusta de este modelo es su diseño, especialmente esas líneas inspiradas en Art Deco (correjirme si me equivoco) y el hecho de que tanto el color negro como los cromados aún conservan el brillo original.
Como muestra de su escritura, les dejo la transcripción de unas estrofas de una canción que, en una noche como hoy, fría, nublada y con lluvia, parece ideal para escuchar: Dream a little dream of me.






2 comentarios:

  1. El Remington Rand es muy lindo, realmente parece como nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es hermosa la RR.

    Viva el foro de la Unión! Voy a añadir un link desde my página web.

    ResponderEliminar