sábado, 6 de octubre de 2012

Idiomas: Olympia con teclado Griego/Latino

Esta es una especie de nueva sección o, mejor dicho, una serie de post dedicados a máquinas de escribir con teclado en idioma extranjero (podríamos decir que con subtitulo!!!). 
En esta primera ocasión les presento una Olympia Traveller cuyo teclado se denomina, según constatamos en el libro Century of the typewriter de Beeching, Greek Latin 5.





Esta nueva integrante de mi colección fue adquirida recientemente por intermedio de mercadolibre a una persona que se dedicaba a arreglar máquinas de cortar pasto y que la encontró en la calle. Debido a que funciona correctamente, llegue a la conclusión de que quizás la dejaron en el cordón de la vereda por falta de utilidad para quien la tenía en sus manos mas que por algún desperfecto (abro un paréntesis para informar a la comunidad que, antes de dejar alguna máquina en la calle, pueden comunicarse conmigo!!!!).  





La máquina permite escribir tanto en griego como en español (o inglés). Aunque valga la aclaración que, respecto del español, mientras que algunas de sus letras pueden escribirse tanto en mayúscula como en minúscula (aquellas que coinciden con las utilizadas en el alfabeto griego), otras solamente se escriben en letra capital (las ubicadas por encima de los números). Asimismo, si bien no tiene "ñ", presenta la virgulilla ("~") para poder escribirla. 







Fue fabricada en Alemania según puede leerse en la chapa ubicada en su parte posterior  y tiene un número de serie un tanto largo: 1511939001 (¿?). No pude encontrar datos concretos sobre el año de su fabricación, pero de acuerdo al modelo debe de ser de principios de los años 70. 



En cuanto a su uso, es bastante cómoda para escribir y tiene todos los elementos necesarios (tabulador, selector de color, barra para apoyar el papel, etc). Hay un excelente post dedicado a una máquina similar en el blog Modernidad y Obsolescencia.
La carcasa es de metal y los bordes son de plástico color gris oscuro, los cuales están un tanto flojos por el paso del tiempo. A diferencia de otros modelos, mas que nada de aquellos denominados Traveller de Luxe, la máquina de escribir tiene un estuche de una especie de cuero ecológico de color negro y no una tapa de plástico que se une a su base.
Casi siempre que adquiero una nueva máquina trato de indagar respecto de quienes fueron sus propietarios y que uso le daban. En muchos casos me han contado pequeñas historias de abuelos o tíos y para que las usaban o mismo, son los propios vendedores quienes me refieren que la utilizaban para escribir trabajos o informes. Otras veces la memoria falla y solo tienen el recuerdo vago de que pertenecía a la familia pero sin muchos detalles. En este caso, y al igual que me sucede en aquellas oportunidades en las que las compro en ventas de beneficencia o casas de anticuarios, hay un signo de interrogación sin respuesta. 
Como mencionaba anteriormente, creo que alguien la heredó  y al no saber que uso darle, opto por tirarla literalmente. Me alegra que alguien la haya encontrado, la haya puesto en venta y así posibilitar que otra persona (en este caso, quien escribe) pueda disfrutarla, a la vez que quien que la encontró gane algún dinero también. Podría haber terminado en un camión de basura o para desarme y venta por metal suelto (aunque no lo crean, eso sucede en algunos casos). 
Sobre el dueño original y su uso puedo imaginarme a alguien que hacia traducciones al griego o viceversa, o tal vez una persona que tenía familiares en Grecia y escribía en su idioma. Vaya uno a saber.    


7 comentarios:

  1. Que suerte que la máquina encontró una buena casa.

    Hace poco yo también compré una Olympia Traveller en idioma extranjero. Quiero mostrarla en mi blog pronto.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias por mencionar mi blog! ¡Y qué interesante resulta ver las distintas versiones que existieron de un mismo modelo! Esta es una maquinilla de escribir muy agradable de utilizar, y su diseño me agrada bastante. ¡Un excelente hallazgo!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades, esto es una máquina de escribir muy única.

    ResponderEliminar
  4. What a great find! They crammed a lot on that keyboard. I remember seeing a machine on ebay that had nothing but the most basic Greek characters.

    ResponderEliminar
  5. Hola. Yo estudio griego clásico, por el gusto de hacerlo solamente, y mi profesor, al saber de mi colección de máquinas, tuvo la amabilidad de regalarme la suya. Tiene exactamente el mismo teclado y tipo de letra que la tuya y también es una Olympia,aunque es el modelo SF, unos 15 o 20 años más antigua que la tuya, creo.

    Puedo informarte que este teclado tiene todos los acentos y espíritus necesarios para escribir en el alfabeto griego antiguo, que se usó en Grecia en forma oficial hasta más o menos la misma fecha en que dejó de utilizarse la tecnología de las máquinas de escribir. Los griegos modernos escriben usando sólo el mismo acento del idioma español, por lo que una máquina de escribir fabricada hoy tendría un teclado mucho más simple, con menos teclas. Por lo mismo, el alfabeto griego antiguo es llamado politónico, mientras el moderno es llamado monotónico.

    Por lo que se aprecia en tus fotos, tu máquina está en excelente estado y es muy probable que haya sido usada para lo que dices o por algún estudiante de lenguas clásicas o filología.
    Si no tuviera la mía estaría verde de envidia por la tuya, jeje ;)
    Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Emilio por la info, realmente me iluminó un poco más sobre el teclado y el uso que habrá tenido en su oportunidad. Si en algún momento conozco a alguien que llegue a precisar una máquina con este teclado y que le pueda dar el uso que se merece, con gusto podría dejarla ir de mi colección. Muchas gracias por la visita!!

      Eliminar
  6. Un placer poder darte esa información. Entre mi gusto por las máquinas de escribir y por el estudio del griego clásico (es un placer poder leer a Safo y demás poetas de su época en el original,ni te imaginas) una máquina como esta es la síntesis perfecta. Si alguna vez te decides a dejarla ir yo le daría un buen hogar.
    Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar